• Podemos encontrar diferentes tamaños de manoplas y esto hace que se puedan adaptar a cualquier persona.

Las manoplas grandes crean mayor resistencia pero hay más posibilidades de lesión, por lo que recomendamos tener una técnica de nado fluida para su uso. Con las manoplas más pequeñas podemos trabajar la técnica de los estilos, sobretodo en espalda, la tracción en mariposa y el recobro acuático en la braza.


Atención: Recomendamos no hacer más del 25% del entrenamiento con las manoplas, debido a que la tensión que genera en el hombro puede provocar lesiones si no existe una compensación de la musculatura antagonista y sinergista. No es recomendable utilizar las manoplas en niños/adultos que tengan una deficiente técnica de nado/poca masa muscular/flexibilidad en los hombros.

Beneficios:

  • Consigue mejor resultado en los entrenamientos de fuerza, potencia y en las series de tracción. Sobretodo la potencia y la fuerza especifica.
  • Ayuda a tener mayor sensibilización en la brazada.
  • Corrige la remada subacuática porque aumenta el área de superficie de la mano.
  • Mejora la propulsión, la eficiencia y la longitud de brazada y todo ello nos puede ayudar a la mejora de la velocidad de nado.  

ARTÍCULO BY:

SWIM_ESP